jueves, 9 de agosto de 2018

Cuento (1 PARTE)


Cuentan que dicen que existió un reino olvidado. Altos muros protegían el castillo y los que allí habitaban. Nadie quería entrar allí, pues la fortificación oscura y llena de sombras no daba la sensación que la vida entre esas paredes fuera divertida. Alrededor del castillo se asentaron muchas aldeas, pues aunque el castillo causara respeto, les ofrecía seguridad en tiempos de guerra. ¿Quien podría atacar a las personas que habitaran en las tierras de tan sombrío castillo?


Hablemos del rey. Sí, existía un rey. Un rey olvidado. El rey con el corazón de plomo. Receloso de su fortificación mandó fundir los cerrojos de las puertas para que nunca nada saliera, para que nunca nadie entrara. 

El rey y los suyos comían de lo que allí dentro de cultivaba y no dejaba que nunca nadie le ofreciera nada de fuera. Los primeros aldeanos, agradecidos por que el rey les dejara asentarse en sus tierras, dejaban algo de comida en las puertas a modo de agradecimiento, pero todo acaba siendo comida para los lobos porque nunca nadie del castillo abrió las puertas para recoger nada. 

¿Por qué no quería nada del exterior este rey? No siempre fue así este rey. Hubo un tiempo en que salía a todas horas por sus tierras, conversaba con todo aquel que se le acercara y se sentía libre. Fue poco a poco que tuvo que demostrar que era el rey, imponiéndose, protegiendo siempre a los demás, olvidando que él también podía llorar, amar... y se fue olvidando de lo bonito que era salir, conversar y sentirse él. Libre.

Ese rey tenía su reina y una princesa. Fue tal la alegría de tener una heredera, que el rey volcó todo su castillo en cuidados a su hija. Pero en ese reino olvidado, tras esos muros que lo protegían la única felicidad que se escuchaba eran las sonrisas de una princesa feliz.

Sí, existía un rey. Un rey olvidado. El rey con el corazón de plomo. El rey que solo vivía por su princesa en un reino olvidado.

Pero no todo es eterno, pues apareció a puertas de la fortificación una mujer pidiendo asilo. Vestía con trapos de colores y su pelo era desordenado. Gritaba pidiendo clemencia, pero nadie salió a socorrerla. Ella, cansada de haber recorrido un largo camino se sentó recostada en sus muros y cantó. Cantaba y cantaba. Y la melodía dulce llegó hasta los ventanales de los aposentos del rey. La mujer envuelta en su melodía repetía esos versos que arrastraron al monarca hasta la otra parte del muro donde ella descansaba.

Se oía así:

Siente como ríe, como sueña. Siente como te acaricia y cosquillea. Siente esa sensación tan olvidada que es nueva. Siente. Nunca dejes de sentir. 

Su voz. Esa voz. ¿Qué le pasaba? ¿Que extraño poder era ese? ¿Bruja quizás? Le arrastraba, le liberaba. Pero no. Ella estaba en el exterior. No podría verla. Ni loco abriría puertas. ¿Qué dirían de él? ¿Hechizado por una bruja? La reina se negaría por completo. 

La mujer no se fue del lado del castillo. No tenía donde ir. Pasó la noche a la intemperie protegiendo su espalda con esos muros fríos, vigilando en la oscuridad. Oía a los lobos cerca de ella, la acechaban, querían comerla, matarla, así que ella cantaba. Cantaba por su miedo. Y el rey se escapaba entre las sombras de la noche y abrazado al muro la escuchaba con los ojos cerrados. Él sentía por primera vez en muchos años, que debía salir. 



Continuará...

14 comentarios:

  1. ¡Hola! Me ha sorprendido encontrarme esto por aquí. Pensaba que venía a comentar alguna reseña y la sorpresa ha sido muy grata. Está genial y espero poder leer la continuación pronto :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Me ha gustado bastante y espero que subas la siguiente parte pronto :D
    A mí me encantaría escribir algo algún día pero todavía no me animo.

    ¡Besos!♥

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha gustado bastante y espero que subas la siguiente parte pronto :D
    A mí me encantaría escribir algo algún día pero todavía no me animo.

    ¡Besos!♥

    ResponderEliminar
  4. ¡Holaaaaaa! la verdad es que me ha gustado mucho la primera parte del cuento, ¡sigue escribiendo que esperamos la segunda con ganas!. Gracias por la entrada, te esperamos en nuestro blog.
    Alberto & Tania - Crónicas de un búho.
    🖤

    ResponderEliminar
  5. Hola Vane!!
    Que bonito cuento ,me llena de curiosidad ver la continuación y espero que no sea triste, soy adicta a los finales felices, espero su continuación pronto ,gracias
    Cazafantasia🖤

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Me ha encantado la entrada, estoy feseando leer la degunda parte
    Un abrazo 🖤

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Que hermoso cuento, es precioso <3 Gracias por compartirlo por aca, espero pronto que traigas la proxima parte :3 ¡Nos leemos! ♥

    Jazmin - Navegando entre Letras

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Me ha gustado y me deja con ganas de saber cómo continúa. ¿Cómo va a lograr la mujer cambiar la determinación de ese rey? ¿Que misterio esconde?
    Un besín ♥

    ResponderEliminar
  9. Vane, me encanta!!!!!!!! Me recuerda a un cuento clásico de esos que nos han contado toda la vida y que ha perdurado generaciones y generaciones!!! Por favor, SIGUE CON ÉL!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Ha estado muy bueno y ya quiero leer la siguiente parte.😍❤

    ResponderEliminar
  11. Holaaaa!!

    Me ha encantado, qué bonito escribes!!! Quiero leerte más! ;)

    Estaré pendiente del blog, quiero saber que pasará con el Rey!

    Un besazo!
    María de EntreLibrosyEbooks 🖤

    ResponderEliminar
  12. Hola, que sorpresa encontrarme con este tipo de entrada, me gusta mucho y es una iniciativa en tu blog muy buena para seguir escribiendo, saludos seguire al pendiente de la segunda parte♥

    ResponderEliminar
  13. Holaaaa, me encantó esta iniciativa. Y me encantó como escribes la verdad. Besos♥♥♥

    ResponderEliminar

Muchas Gracias por Comentar!!! Vuelve pronto!!